Equipo económico anuncia medidas para estimular la inversión y el empleo

Todas las noticias
26/02/2018

El equipo económico anunció un paquete de medidas con el objetivo de mejorar el clima de negocios, a partir del impulso a la inversión y el empleo. Estas medidas persiguen los siguientes objetivos: (a) estimular la inversión y el empleo; (b) apoyar a micro y pequeñas empresas y (c) mejorar los derechos de los contribuyentes. A continuación presentamos un breve resumen del contexto macroeconómico en el que se enmarcan las medidas, y nuestra primera evaluación de los potenciales impactos. Al mismo tiempo, compartimos el link a la presentación que está actualmente publicada en la web del Ministerio de Economía y Finanzas.

• Contexto macroeconómico: crecimiento con fragilidades.Desde fines de 2016 la economía uruguaya ha evidenciado un importante repunte del crecimiento, y aunque este fenómeno perdió empuje durante la segunda mitad de 2017, Uruguay crecería al 3% este año. Sin embargo, este proceso sigue siendo asimétrico en términos sectoriales y encierra varias fragilidades, principalmente en materia de inversión y empleo.

En concreto, el repunte de la actividad ha estado apuntalado por el consumo privado (con fundamento en la apreciación cambiaria), pero convive con la retracción de la inversión que se ha intensificado recientemente. Puntualmente, la inversión en activos fijos se encuentra hoy casi 20% por debajo de los niveles observados en 2015. Hacia adelante, este fenómeno configura una de las principales fuentes de incertidumbre en cuanto a la sostenibilidad del crecimiento.

En materia de mercado laboral, en 2017 se produjo un deterioro adicional. En efecto, considerando el promedio anual, tanto el empleo (demanda laboral) como la participación laboral se contrajeron respecto a 2016. En este marco, a pesar de que el desempleo se mantiene estable, la pérdida de puestos de trabajo continúa siendo una señal de alerta sobre el proceso de crecimiento, su heterogeneidad y los problemas de rentabilidad que afectan a las empresas.

• Las principales medidas anunciadas. En línea con lo que ha venido sucediendo en los últimos años, el régimen de Promoción de Inversiones se adapta nuevamente al actual ciclo económico. En este sentido, los cambios en los incentivos buscan relajar los criterios de exoneración, con el objetivo de flexibilizar las condiciones de acceso a los beneficios fiscales. Dentro de los principales cambios al régimen COMAP destacan los siguientes:

a. Modificación de los indicadores

1. En el nuevo régimen se computarán por separado los indicadores de Investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) y de Producción más Limpia (P+L), logrando mayores exoneraciones a los proyectos que combinen ambos tipos de inversiones. Esto representa un cambio respecto al régimen actual (Decreto N° 2/012), donde al presentar un proyecto se debe optar por uno de los dos indicadores mencionados.

2. En el caso del indicador P+L, el anuncio establece que se fijarán pautas más claras, previsibles y exigentes de forma de identificar mejor las inversiones que generen externalidades positivas al medio ambiente. Esto representaría un cambio en las inversiones elegibles para dicho indicador.

3. Se simplifica el cálculo de indicador de empleo: se computará de igual forma a todos los puestos de trabajo sin considerar su remuneración. En efecto, esto implica relajar los criterios del empleo, a efectos de priorizar la creación de puestos de trabajo (independientemente de la calidad).

b. Modificación en los criterios de exoneración

4. En el caso de las empresas nuevas, se anunció un incremento en el porcentaje de utilización anual de IRAE, extendiendo el tope de 60% a 80% de la renta fiscal anual.

5. Por otro lado, se habilitará la suspensión del plazo de utilización de IRAE por uno o dos años, evitando que las empresas no puedan hacer uso de las exoneraciones fiscales otorgadas por el régimen de promoción. Es importante señalar que esto dependerá de la inversión y el puntaje obtenido, quedando pendiente los criterios de aplicación. Tanto este punto, como el anterior (4.) implican un incentivo adicional, ya que en ambos casos, se incrementa la utilización efectiva del beneficio fiscal.

6. Por último, se generan incentivos adicionales a la inversión a ejecutarse en los próximos 12 meses (entre marzo de este año y febrero 2019). Por un lado, aquellas inversiones realizadas en este período computarán por el 120% a efectos de la exoneración del IRAE, siendo esto relevante para todos los regímenes de promoción de inversiones (Decreto n°455/007, Decreto n°2/012). Asimismo, todos los proyectos presentados en los próximos 12 meses, incrementarán el porcentaje de exoneración en 10% (sobre el puntaje obtenido), en caso de que su ejecución alcance el 75% del total de la inversión a fin de 2019.

c. Extensión del plazo para los beneficios a proyectos de gran dimensión económica.

En 2016 se aprobó un decreto para fomentar la construcción de inmuebles de oficinas y vivienda, alcanzando a construcciones de más de 16 millones de dólares (valores a febrero 2018) que tuvieran al menos 20% del área destinada a uso común. Este beneficio, que expiró en diciembre del 2017, se extiende por un año más con la condición de que los nuevos proyectos sean presentadas durante 2018 y se ejecuten en menos de 3 años.

• Nuestra evaluación preliminar. Los recientes anuncios tienen como objetivo apuntalar la inversión y el empleo, dos de los principales desafíos que enfrenta la economía uruguaya. A efectos de evaluar los impactos que estas medidas podrían tener se deben realizar al menos tres consideraciones. En primer lugar, estas medidas operan en el sentido correcto en tanto intentan corregir las señales negativas introducidas en las modificaciones tributarias de 2017 (Ej. Limitación a las pérdidas fiscales de ejercicios anteriores). En segundo lugar, las decisiones de inversión se encuentran estrechamente vinculadas a la rentabilidad esperada, siendo ésta una de las principales debilidades del ciclo económico actual. En este sentido, con baja rentabilidad las empresas no tienen beneficios que capitalizar. Esto es particularmente relevante para sectores como las agroindustrias. Por último, en línea con lo anterior, es dable pensar que por su cuantía, los nuevos incentivos por si solos no serían suficientes para revertir la caída de la inversión de los últimos trimestres. No obstante, es posible que afecten positivamente las decisiones en el margen de aquellos que estaban evaluando realizar nuevas inversiones.

Galería de imágenes

Compartir esta noticia por:

Enviar esta noticia a un amigo por correo electrónico:

Noticias por fecha

Reciba avisos de noticias en su correo electrónico.