Nuevo ciclo en Uruguay: fundamentos de la recuperación y los riesgos del “reacople” regional

Todas las noticias
26/09/2017

En el marco de la reunión de clientes del Servicio de Análisis y Pronósticos Económicos realizada en el auditorio del Edificio FERRERE, el economista Alfonso Capurro disertó sobre la nueva configuración del escenario macroeconómico de Uruguay en un contexto de presiones externas. En esta oportunidad la presentación contó con la participación del Dr. Sergio Berensztein, que expuso acerca del proceso electoral en Argentina y sus implicancias en términos de la continuidad macroeconómica y la materialización de las reformas estructurales que son necesarias para consolidarlo.

En relación al contexto internacional, Capurro hizo referencia a la sincronización del crecimiento económico a nivel global, que comenzó a repuntar desde comienzos de año. En este sentido, destacó la recuperación generalizada de las economías europeas, cuyo crecimiento se encuentra por encima de lo previsto, así como la mejora de las perspectivas para China y para la región. En lo que refiere a Estados Unidos, señaló que la falta de concreción de la agenda económica del presidente Donald Trump se tradujo en un recorte de las perspectivas, y que las recientes medidas adoptadas por la Reserva Federal con respecto al proceso de normalización de política monetaria de Estados Unidos estuvieron en línea con lo esperado, por lo que no introdujeron ajustes significativos sobre variables financieras y paridades cambiarias.

Con respecto al escenario externo regional, Capurro subrayó que si bien las proyecciones de crecimiento para Brasil y Argentina comienzan a internalizar un mejor escenario, debe tenerse en cuenta que todavía la región es vulnerable ante un cambio de las condiciones internacionales. En el caso puntual de Argentina, destacó que se está consolidando el repunte económico pero que persisten desafíos importantes en materia de desequilibrios macroeconómicos y de reformas de carácter estructural.

En este contexto, Capurro señaló que la economía Uruguaya está atravesando un proceso de crecimiento apuntalado por shocks externos. Por un lado, el encarecimiento de la región, cuya inflación en dólares supera a la de Uruguay, sustenta las exportaciones de turismo. Por otra parte, la debilidad del dólar contribuye a la mejora del salario real mediante bajos niveles de inflación, y, al incremento del salario en dólares. En consecuencia, lo anterior está apuntalando el consumo privado, que vuelve a ser el principal motor del empuje reciente del PIB. En este sentido, la economía uruguaya creció 3,6% en términos acumulados durante el primer semestre, y que se proyecta un crecimiento en torno a 3,2% y 2,9% para el 2017 y 2018 respectivamente.

Sin embargo, Capurro destacó que la política económica no ha tenido el carácter contra cíclico que debería esperarse con el fin de amortiguar los efectos negativos de los shocks externos, sino que por el contrario, los ha exacerbado. Por su parte, en relación a la desinflación reciente, el economista destacó que detrás de la moderación de las presiones inflacionarias, el shock climático positivo ha tenido un impacto significativo. A este respecto, alertó que es esperable que una vez que se normalicen los mercados de precios volátiles, la inflación converja a niveles tendenciales, en torno al 7%. Al mismo tiempo, debería esperarse que la fuerte moderación de los componentes transables de la canasta continué revirtiéndose durante los próximos meses. En este sentido, se espera que la inflación vuelva a ubicarse por encima del techo del rango meta hacia fines de 2018.

A modo de conclusión, Capurro destacó que el fenómeno de apreciación del Tipo de Cambio Real no se debe a un caso típico de “atraso cambiario” debido a que no hay deterioro de la cuenta corriente y a que el proceso de apreciación encuentra sus fundamentos en el contexto regional. En efecto, la apreciación real que está afectando negativamente a los sectores exportadores de la economía se guarda relación con la llamada “enfermedad uruguaya”.

Por su parte, el Dr. Berensztein evaluó la situación del gobierno argentino luego del proceso electoral. Por un lado, destacó la fortaleza política de Cambiemos luego de las PASO y la fragmentación de la oposición, que no ha logrado consolidar un liderazgo claro. Ante esto, el resultado electoral de octubre debería confirmar las tendencias observadas en las PASO. Respecto al desempeño reciente del gobierno, Berensztein destacó la ausencia de reformas políticas del gobierno de Macri, quien se ha centrado en la implementación de políticas estabilizadoras. Algunos de los pilares del desempeño reciente han sido el combate a la inflación, la seguridad, el impulso a la obra pública y la polarización con CFK. Por último, según el analista político, la visión del mercado está puesta en lo que ocurra luego de las elecciones. Sobre esto, el gobierno tendría una ventana de diez meses para implementar reformas estructurales que consoliden una agenda de competitividad y sienten las bases del crecimiento de mediano y largo plazo. Dentro de estas últimas, destacó la modernización del Estado, la reforma laboral, tributaria y previsional.

Recursos asociados

Compartir esta noticia por:

Enviar esta noticia a un amigo por correo electrónico:

Noticias por fecha

Reciba avisos de noticias en su correo electrónico.