CPA FERRERE
Novedades

Alfonso Capurro disertó junto al director de CIFRA, Luis E. Gonzalez

Alfonso Capurro analizó las perspectivas macroeconómicas de cara al 2015 y los desafíos de política económica para el próximo período de Gobierno. En su exposición, Capurro destacó que la economía uruguaya converge a un proceso de crecimiento en torno el 3%, más alineado a sus capacidades de crecimiento de largo plazo. Si bien esto implica una desaceleración respecto a años anteriores, Capurro destacó que en los últimos meses se han registrado tres innovaciones en el contexto macro que disipan algunos riesgos a la baja sobre la actividad económica. En primer lugar, la reducción de la incertidumbre en el mercado financiero argentino luego del ajuste monetario procesado por el nuevo equipo económico, que en caso de consolidarse reduce los riesgos de inestabilidad regional. En segundo lugar, el mercado laboral ha mostrado señales positivas desde finales del año pasado, en particular en Montevideo, donde se observó un aumento moderado de la demanda de empleo, revirtiendo parte del deterioro observado entre 2011 y 2013, mitigando de esta forma los riesgos para sectores como el comercio minorista. En tercer lugar, la depreciación del peso uruguayo registrada en los últimos meses permitió recomponer parcialmente la competitividad que había perdido Uruguay desde 2011, mitigando los riesgos para los sectores exportadores de bienes y servicios orientados a la región (en particular para el turismo) y quitando presión sobre el balance de la cuenta corriente.

Adicionalmente, el economista de CPA Ferrere sostuvo que los principales desafíos serán el control de la inflación que se ha alejado del rango objetivo del BCU y la gestión de los recursos fiscales, que estará acotada por el elevado déficit fiscal que restringe los márgenes de maniobra. De todas formas, Capurro destacó que el elevado déficit fiscal no constituye un riesgo en términos de estabilidad financiera, ya que la hoja de balance del Sector Público luce saludable gracias al buen manejo de la deuda pública y la gestión de las reservas.