CPA FERRERE
Novedades

BCU eliminó régimen de encajes para no residentes

El cambio en las condiciones de liquidez a nivel del mercado monetario local a partir de marzo habilitó un fuerte deslizamiento del tipo de cambio. El peso uruguayo se depreció 9% desde el comienzo de marzo, siendo una de las monedas que más se debilitó frente al dólar en el período. Si bien este proceso constituye una buena noticia en términos de la recomposición del desvío de precios relativos y permite recuperar el terreno perdido entre junio de 2014 y febrero de 2015 en lo que refiere a competitividad, la fuerte suba del dólar introduce presiones adicionales sobre el sistema de precios.

En este contexto, el BCU anunció en el día de ayer la eliminación total del régimen de fondos inmovilizados sobre el incremento en la tenencia de valores en moneda nacional y unidades indexadas de no residentes. Desde la óptica de un inversor no residente, la eliminación de este régimen tiene el efecto de incrementar su rentabilidad efectiva por colocar fondos en títulos del BCU. La medida buscaría evitar que los no residentes reviertan sus inversiones en MN, lo que permitiría aliviar las presiones que ejercen estas operaciones sobre la cotización del dólar en el mercado local. Esta medida, sumada al hecho de el BCU habría retomado las operaciones de venta de dólares en el mercado forward evidencian preocupación respecto a la intensidad que viene exhibiendo la depreciación de la moneda nacional frente a la divisa norteamericana y las consecuencias potenciales que la misma podría tener sobre la dinámica de la inflación en la segunda mitad del año.

Antecedentes:

El régimen de fondos inmovilizados para no residentes (eliminado en el día de ayer) tiene su origen en agosto de 2012, posteriormente modificado en junio de 2013 y en octubre de 2014. La implementación de esta medida buscó en su momento detener el ingreso al país de capitales especulativos que se colocaban en instrumentos en moneda nacional y amenazaban con ubicar la cotización del dólar fuera del valor sugerido por sus fundamentos.

En agosto de 2012 el BCU definió la imposición de un encaje no remunerado por un monto equivalente al 40% de la inversión en Letras de Regulación Monetaria (LRM).

Sin embargo, esta medida no logró interrumpir la afluencia de capitales y las presiones a la baja sobre la cotización del dólar, que llegó a cotizar por debajo de 19 $/U$D en abril de 2013. En mayo de 2013 , en conjunto con el anuncio en el cambio de régimen de política monetaria, se anunció un aumento de la tasa de imposición para las LRM a 50% y se amplió el alcance del régimen, incluyendo además las notas emitidas por el Gobierno Central (GC) que hasta ese momento no estaban sujetas al régimen de fondos inmovilizados.

En octubre de 2014 el BCU había decidido, respecto de los títulos de deuda pública emitidos localmente en poder de no residentes, reducir la obligación de mantener fondos inmovilizados a 0% en el caso de los emitidos por el Gobierno y al 30% para los del Banco Central del Uruguay. La medida se adoptó en un contexto en el que el dólar en Uruguay se había apreciado 8% entre la última semana de junio y el cierre de setiembre de ese año.