CPA FERRERE
Novedades

¿Cuánto rinde un proyecto de TI?

Siempre es llamativa la cantidad de proyectos de TI que fracasan; por ejemplo, según McKinsey & Oxford (2012), un 17% de los proyectos de cambio tecnológico lo hacen al punto de amenazar la supervivencia de la compañía.

Una herramienta habitualmente utilizada para evaluar y comparar proyectos es el ROI (retorno sobre la inversión). Suele definirse como el cociente entre los beneficios generados por el proyecto (R) y los costos incurridos para ello (C), ambos cuantificados en unidades monetarias: ROI=R/C.

Para la determinación de la C, una herramienta que ayuda a no omitir costos diferenciales del proyecto es el TCO (Total Cost of Ownership), popularizada por Gartner en 1987.

Por el lado de la R, entre los beneficios esperados puede haber aspectos de fácil cuantificación. Algunos ejemplos: reducción de stocks por mejor manejo de la cadena de suministro, con su consiguiente ahorro en costos logísticos y financieros; reducción de personal habilitada por la automatización inherente a la nueva plataforma; la eliminación de sucursales gracias a la nueva plataforma web de self-service. Los beneficios deberían ser evaluados comparando lo que pasará si hacemos el proyecto versus lo que pasará si no lo hacemos. Se suele olvidar esto último, castigando entonces a proyectos que tienen fuerte componente de ?necesario para subsistir?? tal vez nos demos cuenta tarde de que su impacto diferencial los justificaba.

Acceda a la nota completa en el siguiente enlace: