CPA FERRERE
Novedades

Desaceleración fue más intensa de lo previsto en 2015

? Magro crecimiento al cierre del año. Los datos divulgados en el día de la fecha por el Banco Central del Uruguay en su informe de Cuentas Nacionales, indican que la economía se contrajo 0,1% en el cuarto trimestre de 2015 con respecto al mismo trimestre del año anterior. Esto determina que en 2015 la economía creció 1% en promedio respecto al 2014, confirmando la fuerte desaceleración de la actividad en Uruguay. De hecho, el crecimiento de 2015 se explica en gran medida por un buen muy primer trimestre, en tanto la economía se encuentra estancada desde el segundo trimestre del año pasado.

? Componente tendencial confirma estancamiento de la actividad. El componente de tendencia-ciclo, considerado como una señal más estable del crecimiento, evidenció un crecimiento virtualmente nulo para el último trimestre del año respecto al tercer trimestre. Esto refleja que el estancamiento de la actividad es un hecho consolidado.

? Importantes modificaciones en la serie de Cuentas Nacionales. Adicionalmente, el BCU revisó sus estimaciones de PIB y sus componentes para los años anteriores, destacándose los ajustes a la baja en el crecimiento de la economía a partir de 2013. En este sentido, la economía uruguaya habría crecido 4,6% y 3,2% en 2013 y 2014 en lugar de 5,1% y 3,5% estimado inicialmente. De forma adicional, se observaron modificaciones a la baja en los crecimientos interanuales observados a lo largo de los trimestres de 2015, siendo las cifras definitivas 4,2%, -0,5% y 0,5% para el primer, segundo y tercer trimestre, respectivamente.

? Resultados mixtos en el sector productivo. Al cierre de 2015, los sectores con mayor incidencia positiva fueron Industrias Manufactureras; Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones; y Otras Actividades. En tanto las primeras crecieron 5,7% por el aumento en la producción de pulpa de celulosa, las segundas crecieron 3,1% impulsadas por la expansión de las telecomunicaciones. En efecto, el dato continuó evidenciando la importancia del primer año de producción de Montes del Plata en la industria manufacturera y en la actividad global. Cabe recordar que este es un efecto incremental de una sola vez, relacionado a la base de comparación, y por tanto converge a 0% en 2016. En contrapartida, Comercio, Reparaciones, Restaurantes y Hoteles; Construcción; y Suministro de Electricidad, Gas y Agua fueron los sectores que se retrajeron en la comparación interanual (-2,5%, -5,4% y -8,1% respectivamente). Por último, Actividades Primarias tuvo una incidencia levemente positiva.

? Mejora en el frente externo compensa menor demanda interna. Si bien el consumo final registró un leve aumento de 0,3% en 2015 respecto a 2014 (impulsado por el Consumo Público), la Formación Bruta de Capital se redujo 7,7%, lo que implicó una caída de la demanda interna. Esta reducción en la Formación Bruta de Capital se debió tanto al comportamiento contractivo del sector público como privado. En lo que refiere al Consumo de los Hogares, éste tuvo un crecimiento nulo en 2015, directamente relacionado con el deterioro del mercado laboral, la desaceleración de los salarios reales y la depreciación del peso que afectó el consumo de los bienes transables. En cuanto a la demanda externa, las importaciones cayeron en mayor medida que las exportaciones (7,4% y 1,2%, respectivamente), resultando en un saldo comercial menos negativo. Esto último está relacionado al ajuste de precios relativos que la economía está procesando.

? En síntesis, la economía se contrajo levemente en términos interanuales en el último trimestre del año (-0,1%), lo que pautó que el crecimiento promedio de 2015 fuera de 1%. Esto último evidencia que la economía deja atrás un período de crecimiento excepcional y que el proceso de desacople regional de los últimos años se estaría diluyendo. En este sentido, el componente de tendencia-ciclo del PIB confirma el diagnóstico de estancamiento de la economía. En términos de perspectivas, dado que el dato se ubicó levemente por debajo de lo esperado, nuestras proyecciones preliminares se corregirían a la baja para 2016 y 2017, las cuales hasta el momento se ubicaban en 0,4% y 0,5%, respectivamente.