CPA FERRERE
Novedades

Desafíos de la política económica uruguaya

En el marco de la reunión de clientes del Servicio de Análisis y Pronósticos Económicos realizada hoy en el auditorio del Edificio FERRERE, Alfonso Capurro, y Gabriel Oddone , disertaron sobre los desafíos que enfrenta la política económica uruguaya para gestionar la transición hacia una etapa más moderada del ciclo económico. La charla titulada ?Uruguay resiste consolidación del shock externo pero la política económica enfrenta el desafío de lograr una transición moderada? giró en torno a los siguientes ejes: (i) contexto internacional y perspectivas para el precio de los commodities, (ii) situación regional de cara a los próximos años y (iii) panorama macroeconómico y desafíos de política económica para Uruguay.

En relación al primer punto, Oddone destacó que los ?nuevos fundamentos? sugieren que no habrá una corrección del precio de los commodities similar a la que registraron en 2008 luego de la caída de Lehman Brothers. Puntualmente, el crecimiento económico global permanecerá débil, el dólar no se debilitará y el exceso de oferta en algunos mercados no sería un fenómeno que se revierta en el corto plazo, puesto que no habría recortes de producción a la vista.

Sobre la situación de la región, Oddone puntualizó que el 2015 será un año perdido y que la recuperación se perfilaría tímidamente hacia 2016. En el caso de Argentina, la mejora reciente del contexto macroeconómico tendrá como contrapartida una profundización de los desequilibrios actuales y por tanto un aumento de la carga que heredará el próximo gobierno, lo que genera incertidumbre respecto a la eventual recuperación que tendría lugar a partir de 2016. Respecto a Brasil, si bien el escenario recesivo se consolidó durante 2015 y los principales equilibrios se tensionaron, el rumbo que estableció el gobierno sobre los correspondientes ajustes permitiría encauzar nuevamente el crecimiento durante el próximo año. Puntualmente, el principal desafío que tiene la política económica consiste en recomponer el deterioro fiscal mientras la recuperación de la actividad, aunque tímida, vendría apuntalada por el sector externo.

Por último, en lo que refiere a Uruguay y al desempeño de la actividad durante el primer trimestre, Capurro precisó que más allá de la buena lectura que supone el dato puntual, el crecimiento se moderaría y convergería a tasas de 2% en el corto plazo. Respecto a la evolución del mercado laboral, los últimos datos confirman el deterioro y sugieren cautela a la hora de determinar los lineamientos para la próxima ronda de negociación colectiva, en particular a la luz de la heterogeneidad observada a nivel sectorial. Sobre los desequilibrios en materia fiscal y de precios relativos, Capurro señaló que el rumbo de la política económica es el correcto pero que los ajustes podrían ser más lentos y menores de lo necesario. En este contexto, el peso continuará depreciándose en términos reales y la inflación se mantendrá desalineada de las metas durante los próximos 24 meses. De este modo, si bien el 2015 será un buen año en términos macroeconómicos, algunos sectores productivos procesarán ajustes ?por cantidad? y experimentarán dificultades financieras.