CPA FERRERE
Novedades

Desincronización macroeconómica dificulta el aterrizaje suave

La economía uruguaya atraviesa un cambio en la fase del ciclo económico. Las políticas económicas no han priorizado su coordinación para suavizar esta transición, por lo que la desincronización podría amplificar los efectos reales de la desaceleración, afirmaron los economistas Alfonso Capurro y Gabriel Oddone en la Reunión del Servicio de Análisis y Pronósticos Económicos de CPA Ferrere.

La economía se mueve a velocidades diferentes: sectores primarios mantienen dinamismo, consumo privado todavía firme (aunque amenazado) y sectores de inserción regional acusan el impacto de un MERCOSUR desacelerado, proteccionista y abaratado. En este contexto de shock negativo de demanda regional, el mercado laboral está mostrando señales de deterioro; se destruyeron unos 40.000 empleos entre el tercer trimestre de 2011 e igual período de 2012.

Escasa coordinación de las herramientas de política restó credibilidad a las metas de inflación, alentando comportamientos no cooperativos y cortoplacistas en el sector privado. En este contexto, pese a la desaceleración asimétrica y al deterioro del empleo, el sistema de precios se mantiene tensionado: la inflación elevada ha impedido acompañar la depreciación de la moneda practicada por Brasil, derivando en un fuerte deterioro de la competitividad en el último año.

Perspectivas 2013

Los economistas de CPA Ferrere sostuvieron que en ausencia de una renovada coordinación de las herramientas de política económica, podrían amplificarse los efectos reales que se han observado en los últimos meses, derivando en un deterioro adicional del mercado laboral y de la competitividad. En cualquier caso, la inflación seguirá siendo elevada aunque por debajo del 10%, dejando poco espacio para una depreciación del tipo de cambio. Finalmente, destacaron que el consumo privado seguirá creciendo en 2013, aunque enfrenta mayores amenazas por un eventual deterioro adicional del mercado laboral.