CPA FERRERE
Novedades

El crédito al consumo crece por más clientela y sin descontrol

El fin de semana algunos shoppings de Montevideo fueron un hormiguero en ciertas horas, con clientes atraídos por el descuento del IVA. Parte de las ventas que se concretaron esos días fueron a crédito que las familias deberán pagar en los meses siguientes. Sin embargo, el aumento de los préstamos al consumo verificado en los años recientes fue básicamente porque más personas se incorporaron al mercado de financiamiento y sin que se hiciera más pesado el endeudamiento en términos de los ingresos de los hogares.

Así surge de un estudio hecho por la consultora CPA para la financiera Pronto! Cuyas conclusiones principales fueron presentadas ayer miércoles 16 ante la prensa.

Con el ?período de bonanza? que vino después de la crisis económica que atravesó Uruguay en 2002 se dio un crecimiento del poder adquisitivo de los hogares y una ?clara voluntad de éstos de ponerse al día con el consumo previamente postergado?, señala la consultora en el informe completo, al que tuvo acceso Búsqueda. A eso se sumó la mayor oferta de crédito, que aumentó aproximadamente 140% en pesos constantes entre 2005 y la actualidad.

El porcentaje del consumo que estaría financiado por préstamos se incrementó año tras año desde 5,4% en 2005 a 8,6% en 2010. Ese guarismo es ligeramente mayor que en Argentina (8,1%) pero está por debajo de los niveles de Chile (16,4%) y Brasil (24,7%).

En marzo de 2011 había en Uruguay préstamos de ese tipo otorgados por bancos, cooperativas financieras y administradoras de crédito por $ 60.000 millones, una cifra casi dos veces y media superior que en 2005 medida en términos reales (quitando los efectos de la inflación), afirma CPA. El crédito al consumo crece a ?tasas significativas, superando incluso las del propio gasto privado de los hogares en un contexto de auge económico?, sentencia. Eso al punto de que el aumento de los préstamos triplicó el incremento de los ingresos de los hogares más pobres del país, que fue de por sí ?cuantioso? (mayor a 50%).

¿Sostenible?

?Nos asusta cómo se endeuda la gente alegremente. Nos asusta que entramos a consumir a troche y moche, muy por encima de nuestras posibilidades?, dijo en mayo pasado el presidente José Mujica hablando en su audición radial sobre la incertidumbre originada por las dificultades que atraviesan algunas economías avanzadas.

Aludiendo a expresiones de ese tipo, CPA preguntó en su análisis si el fenómeno de crecimiento del crédito es sostenible o debe ser motivo de inquietud.

Señala que los ingresos promedio de los hogares aumentaron todos los años desde 2004 y pasaron de $ 16.259 entonces a $ 34.321 en 2010. Pero al dividir la población en cinco grupos según su nivel de ingreso se observa que el aumento de aquellos que perciben menos (primer quintil) fue de 17% en esos años y superó al del resto. En 2010 una familia de ese quintil percibía unos $ 9.040 de ingreso promedio.

CPA calculó que la relación entre la cuota a pagar y el ingreso de las familias (aproximadamente 4% en el caso de los bancos y del 3% en las financieras), y a partir de ello concluyó que ?cada crédito contratado hoy no representa una carga más alta? que lo que lo era hace un par de años. Esa estimación es para el promedio de los hogares, lo que no tiene en cuenta que los bancos prestan básicamente a familias de ingresos altos (primer y segundo quintil) y las administradoras de crédito al resto (tercer a quinto quintil). Teniendo en cuenta esa diferencia, el cálculo da que en 2010 la cuota significaba 7% del ingreso de las familias económicamente más humildes y 2,7% de las acomodadas. Esos ratios eran algo menores en 2004 (6% y 2,2%), pero llegaron a máximos de 9% y 3,4% en el período analizado.

Ello ?permite descartar que cada crédito tomado por un hogar represente en sí una mayor carga financiera que antes?, afirma la consultora. No ha habido un ?descontrol? del endeudamiento de las familias, enfatiza.

Dado eso y el hecho de que la cantidad de créditos vigentes por persona se mantuvo en dos al menos desde abril de 2009 ? conforme con investigaciones realizadas por otras consultoras para Pronto! -, la explicación del aumento de los financiamientos sería la incorporación de nuevas familias al mercado. Entre 2006 y 2011 accedieron a créditos unas 86.000 personas que no lo hacían.

Para sustentar esa hipótesis, CPA se basó en datos de la empresa Equifax (Clearing de Informes). Año a año ingresaron al sistema de créditos más de 1.700 solicitudes, en una muestra de 25.000 casos.

En setiembre el 86% de las personas de ingresos medios y bajos tenía una deuda vigente, ya sea por préstamos, gastos con tarjeta de crédito y/u órdenes de compra. En abril esa proporción era de 80%.

Perfil

En las financieras no bancarias se observó desde 2004 un aumento de los pedidos de crédito por parte de las mujeres respecto de los hombres (fueron 53% del total en 2010). Por zona geográfica, las nuevas solicitudes crecieron más en el interior que en Montevideo.

Esos indicadores por género y región son ?altamente consistentes? con el incremento del empleo femenino, explica la consultora.

Al analizar las nuevas solicitudes de crédito por edades, CPA concluye que el mercado estaría ?rejuveneciéndose?. En 2010 el 38% involucró a personas de entre 19 y 29 años de edad, precisamente el grupo cuyos ingresos más creció (prácticamente se triplicó en términos reales desde 2004).

?La mejora de la ?elegibilidad? de los individuos permitió que, sin cambiar estándares ni políticas de riesgo considerablemente, las entidades financieras pudieran prestar a un número cada vez mayor de personas sin necesidad de presionar sobre los hogares ya ?elegibles? y muy probablemente ya endeudados?, señala CPA.

Los jugadores

Según el informe, la ?ausencia de ciertas restricciones? para las empresas administradoras de créditos, así como la ?facilidad para realizar trámites, flexibilidad horaria y pluralidad de sucursales, hacen que para la población de menores recursos, típicamente no bancarizada, sea más fácil la toma de créditos en este tipo de instituciones?. Por ello ? agrega ? los bancos privados empezaron a desarrollar ?vasos vinculantes? que le permitieron por ejemplo a Santander y al Nuevo Banco Comercial ampliar en prácticamente 50% su cartera de créditos tras haber adquirido a Creditel y Pronto!, respectivamente.


Nota publicada en semanario Búsqueda en edición del día jueves 17 de noviembre de 2011.