CPA FERRERE
Novedades

En la dulce espera de la creación del Fondo Apícola

IMPUESTO A LA MIEL

Hacia fines del año 2008, el Parlamento estableció un impuesto especial destinado a financiar un Fondo de Desarrollo Apícola, que funcionaría en la órbita del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

El objetivo de dicho fondo, entre otras cosas, era facilitar préstamos a aquellos productores apícolas que enfrentan dificultades económicas o que contribuyen de manera trascendente a desarrollar el sector en Uruguay.

Como medio de financiación del Fondo, se aprobó la creación de un impuesto del 0,5% del monto de la primera venta realizada por el productor al exportador o al envasador.

En el caso del Fondo de Desarrollo Apícola, existieron desde su creación controversias con los productores, que reclamaban un aporte directo del Estado, que sustituyera o se sumara al producido del impuesto.

Debido a estas discrepancias, el Gobierno nunca implementó el cobro de dicho impuesto. Como consecuencia de ello, el Fondo de Desarrollo Apícola hoy en día no existe. Aunque en febrero parecía que el Gobierno finalmente concretaba su puesta en marcha, recientemente derogó la reglamentación del impuesto, postergando nuevamente su recaudación.

UN FUTURO DULCE COMO LA MIEL

La actividad apícola en Uruguay enfrenta desafíos.

Durante los dos últimos años el volumen de las exportaciones de miel disminuyó un 57% (Gráfica Nº 1). El descenso en las exportaciones está directamente vinculado con la baja en los niveles de producción. Teniendo en cuenta que la zafra comprende los meses de noviembre a marzo, es evidente que la producción se vio mermada como consecuencia de las fuertes sequías sufridas durante los veranos de 2008 y 2009.

Pese a ello, existen algunos indicadores que permiten ver el futuro con optimismo para el sector. Si bien es cierto que las exportaciones descendieron, el precio promedio del kilo de miel con destino a exportación aumentó un 74% entre 2007 y 2009 (Gráfica Nº 2).

A lo anterior se suma que es dable esperar un repunte en el volumen de las exportaciones. En efecto, comparando los primeros siete meses del año 2010 con los del año 2009, observamos un considerable incremento del 29% en las exportaciones.

Por Guzmán Ramírez