CPA FERRERE
Novedades

Entorno económico para inversiones y negocios en Uruguay

En el marco del Business Club ?Instrumentos de fomento de inversión e intercambio comercial con Alemania? organizado por la Cámara de Comercio e Industria Uruguayo-Alemana y llevado a cabo en la Embajada Alemana el 26 de setiembre de 2011, en donde expertos de CPA Ferrere y FERRERE Abogados desarrollaron la charla conjunta "Los sistemas de fomento y promoción de la economía", el Ec. Alfonso Capurro, de CPA Ferrere, disertó sobre el entorno económico actual que fomenta las inversiones y los negocios en Uruguay.

El economista comenzó destacando cómo el Uruguay de hoy demanda un conjunto de políticas diferentes a las necesarias hace cinco años. Según Capurro, en el año 2005 Uruguay se encontraba en una situación de crecimiento anémico, apenas saliendo de la grave crisis financiera del 2002, con una alta tasa de desempleo y niveles de inversión extremadamente bajos.

Sin embargo, Capurro señala que estamos ante un crecimiento económico vigoroso, en una medida que no se veía desde la década de 1940. Los niveles de inversión en Uruguay rondan el 20% del producto interno bruto, mientras los niveles de inversión extranjera son mayores que hace cinco años, y el desempleo cayó de un 17 ? 18%, hasta solo un 6 - 7%.

En opinión de Capurro, en este marco el principal desafío del país en el corto plazo es levantar las restricciones de infraestructura, mientras que el gran problema a largo plazo es consolidar el crecimiento de estos últimos años.

Para graficarlo, el economista comparó el crecimiento económico de Uruguay desde 1829 en adelante frente a otros países del mundo, extrayendo importantes conclusiones como que los países que más crecen son los que más invierten, lo que explica el pobre crecimiento de Uruguay durante el siglo XX, época en la que los niveles de inversión fueron alarmantemente bajos.

Como conclusión, Capurro indicó que el factor común de estos países que crecen de forma constante es la aplicación de innovación, eficiencia y productividad a su actividad económica, materias en las que Uruguay debe esforzarse por mejorar, y que justamente en su combinación más inteligente y eficiente es que radican los desafíos y oportunidades que el país ofrece a inversores locales y extranjeros.