CPA FERRERE
Novedades

Expertas de CPA FERRERE analizaron los cambios al Régimen de Promoción de Inversiones

El próximo jueves 25 de octubre el decreto N° 02/012 que reglamenta el Régimen de Promoción de Inversiones de Uruguay dejará de estar vigente, dando paso al N° 143/018, con el que convive actualmente. Ante esta nueva realidad, CPA Ferrere organizó una charla para presentar los principales cambios que se introducirán.

La ponencia estuvo a cargo de las gerentes de las áreas de Consultoría e Impuestos de la compañía, las contadoras Leticia Bonjour y Noelia Malacrida, quienes abordaron los aspectos prácticos a tener en cuenta por los inversores bajo la nueva regla, que se ampara en la Ley  N° 16.906 de 1998.

“El Régimen de Promoción de Inversiones intenta acompañar el ciclo económico del país. Cuando hay tasas de desempleo altas el régimen busca promover la cantidad de empleo y en la situación inversa promueve la calidad del mismo”, dijo Bonjour, quien explicó que actualmente Uruguay está en la primera situación y el nuevo decreto lo contempla.

Entre los cambios del nuevo régimen están los beneficiarios amparados. “La definición ya no es tan amplia”, valoró Malacrida, quien explicó que si bien siguen siendo sujetos pasivos del Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE), ahora se requiere que posean ingresos gravados por dicho tributo. Además, se incluyen a las cooperativas.

La norma cuenta con una matriz de indicadores y objetivos a los que se compromete la firma inversora y que son puntuados al momento de otorgar exoneraciones. Con la nueva regla, uno de los indicadores promovidos es el empleo, con una ponderación que pasa de 30% a 40%, mientras que se simplifica su cálculo puntuándolo según la inversión y el empleo incremental. 

A la vez, se reduce la ponderación de la descentralización del proyecto a invertir, eliminando el puntaje para iniciativas en Montevideo, con algunas excepciones puntuales para el sector turístico.

“La investigación, el desarrollo y la innovación son puntos que atiende con especial interés el decreto que quedará vigente”, afirmó Bonjour, explicando que se configuran en un indicador único, separado de Producción más limpia ­—al que se le dan incentivos específicos—, y con una ponderación 5% mayor en la matriz, que alcanza el 25%.

“También se otorga un mayor beneficio potencial a las nuevas empresas”, explicó Malacrida.  En este sentido, la exoneración del Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE) para las empresas en marcha podrá alcanzar hasta un 60% del IRAE del ejercicio, y para las empresas nuevas el 80%.