CPA FERRERE
Novedades

Impuestos: el costo de vivir en sociedad

Artículo de Fabián Birnbaum para El Observador

Mucho se ha discutido y escuchado en las últimas horas a raíz de los anuncios del gobierno por modificar ciertos impuestos con el fin de realizar un ajuste fiscal. La discusión ciudadana y el aumento de la conciencia social en el pago de impuestos son moneda corriente en un mundo con países (incluyendo el nuestro) con déficits presupuestarios, volatilidad en los ingresos y aumento de los gastos públicos.

Dentro de la anterior coyuntura, entendemos que no debemos perder de vista las razones de existencia de los tributos y de los estados. Ambos conceptos tienen larga historia en la humanidad y están estrechamente relacionados.

Sin perjuicio de la existencia de varias definiciones a nivel legal y económico, podríamos establecer en un lenguaje sencillo que los impuestos representan el costo que pagan los ciudadanos para financiar las actividades del Estado.

En virtud de lo anterior, deberíamos cuestionarnos cuáles son las actividades que el Estado debe hacer para entender qué y cuánto se debe financiar. En ese sentido, la magnitud y el rol del Estado ideal varían en función de las posturas políticas, filosóficas y económicas. En un extremo se encuentran quienes piden un Estado fuerte, "paternalista" basado en ideas provenientes desde Karl Marx hasta John Maynard Keynes.

Por el otro extremo, se encuentran quienes sostienen que el Estado debe ser pequeño, de poca intervención. El padre de esta concepción es Adam Smith con su teoría de la "mano invisible".

La mayor parte de los Estados se encuentran en el medio de los extremos antedichos, pareciendo apoyar la idea del poeta francés Paul Valery quien sostenía: "Si el Estado es fuerte, nos aplasta.Si es débil, perecemos".

De cualquier manera, el siglo XXI fue testigo de la expansión del rol del Estado en la economía que se produjo por temas políticos, filosóficos, económicos y sociales. Las razones de esta expansión exceden el propósito del presente artículo pero es innegable la existencia de la misma tal como el propio caso de nuestro país lo ilustra a través del aumento de la recaudación tributaria. (Ver gráfico 1).

Asimismo, la antedicha tendencia alcista se puede visualizar en el promedio de los países OCDE. (Ver gráfico 2)

El aumento de la presión fiscal como medio para financiar el creciente gasto público es una realidad que se puede observar en todo el mundo hace 100 años. Por lo tanto esta tendencia existe independientemente de las naciones, afinidades, creencias y partidos políticos gobernantes.

Un mundo globalizado en donde los países compiten fiscalmente, con volatilidad de los mercados (y de las correspondientes recaudaciones) sumado a un aumento constante del gasto público parece ser un escenario complicado de sostener. En ese sentido también se expresa el profesor Norteamericano Reuven Avi-Yonah en su artículo: "Globalization, Tax Competition, and the Fiscal Crisis of the Welfare State".

En virtud de lo anterior, a través de estas líneas se pretende promover el debate sobre el rol del Estado debido a que la tendencia mundial antedicha parece ser insostenible en el largo plazo. En ese sentido, debe existir una discusión a todos los niveles y si fuera necesario realizar las reformas legales y constitucionales que correspondan. Por si acaso , destacamos que la presente opinión no tiene por objetivo ni apoyar ni criticar las recientes modificaciones tributarias sino promover el debate sobre un asunto que subyace la valoración de los recientes anuncios de cambios tributarios y del manejo de las finanzas publicas.

Como apasionados del fútbol, lo podemos expresar en dichos términos; debemos parar la pelota al piso...