CPA FERRERE
Novedades

La economía uruguaya creció a buen ritmo en el primer trimestre

Los datos de actividad económica publicados esta semana por el BCU mostraron que la economía uruguaya sigue creciendo a muy buen ritmo: la actividad económica creció 6,8% en el primero trimestre del año respecto al mismo período del año anterior.

Consultado al respecto, el Ec. Alfonos Capurro, experto de CPA Ferrere, comentó que hay que tener en cuenta que el sector relacionado con el ?Suministro de electricidad, gas y agua? registró una caída muy grande, lo que ?empujó? las cifras a la baja. Debido a la sequía, este sector de actividad se contrajo 51% en el primer trimestre y tuvo un impacto de 1,6 puntos a la baja sobre el PIB agregado.

?Esto quiere decir que si este sector no hubiera mostrado esta contracción tan grande, el resto de la economía estaría creciendo a un ritmo de 8,4%, en un nivel similar al registro promedio de 2010.?

Teniendo en cuenta que se trata de un hecho puntual relacionado con el clima, es probable que se revierta cuando se normalice el régimen de lluvias, compensando esta caída del primer trimestre.

?En general, los datos confirman que el 2011 será otro muy buen año de crecimiento. Nuestros modelos econométricos sugieren que la economía crecería 6,7% este año, en el que probablemente vamos a estar cerrando uno de los mejores períodos de crecimiento de la historia uruguaya desde la década de 1940.?

Sin embargo, Capurro llamó la atención sobre ?algunas noticias malas que están viniendo de afuera, que nos preocupan un poco, sobre todo porque el escenario financiero internacional se ha deteriorado fuertemente en pocas semanas y esto podría tener consecuencias sobre el dinamismo de la economía el año próximo.?

Entre las mismas destaca el deterioro del panorama de crecimiento en Estados Unidos, la volatilidad de los mercados financieros globales, y la eventual crisis de deuda en Europa, donde si bien Grecia es la principal protagonista, también incluye a Portugal, Irlanda y, más recientemente, a Italia.

Según el economista, el principal temor es que este tipo de situaciones generen un cambio significativo en la conducta de los agentes internacionales, influyendo en importantes variables financieras como las tasas de interés, los tipos de cambio, o los precios internacionales en las materias primas.

Teniendo en cuenta el panorama mundial, Capurro concluyó advirtiendo que el proyecto de rendición de cuentas que se va a presentar en breve debería ser lo más cauteloso posible, ya que ?estos números muy buenos que estamos viendo hoy no van a ser permanentes, ni van a durar para siempre. Lo importante es que no se tomen decisiones pensando que la bonanza de hoy es permanente. Este mensaje es relevante tanto para los encargados de diseñar y ejecutar políticas económicas, como para los agentes privados que toman decisiones de negocios.?