CPA FERRERE
Novedades

Los desafíos para la política económica en el año electoral

Gabriel Oddone y Alfonso Capurro disertaron sobre ?Los desafíos para la política económica en el año electoral y la herencia macroeconómica para el próximo gobierno?, tomando en consideración tanto el escenario internacional como nacional, en el marco de la reunión de clientes del Servicio de Análisis y Pronósticos Económicos realizada hoy en el auditorio del Edificio FERRERE.

En lo que refiere a la evolución reciente de la economía de Estados Unidos, Oddone concluyó que, pese al shutdown del Gobierno, el año 2013 fue bueno en términos de actividad e indicadores relevantes, lo que permitiría suponer una mejora de las perspectivas para los próximos tres años. En este contexto, el experto señaló que pese a que el desarme del programa de estímulos monetarios comenzó antes de lo esperado, ciertas debilidades estructurales en el mercado laboral son una limitante para un aumento adelantado de los tipos de interés, que no se incrementarían antes de 2015. De esta manera, el dólar seguirá fortaleciéndose a nivel mundial de forma moderada, y potenciales episodios de corrección abrupta en su valor estarán pautados por las fragilidades de los mercados emergentes.

Por el lado de Argentina, Oddone puntualizó que, aunque con un discurso opaco, las nuevas autoridades han comenzado a ?sincerar? sus políticas y, a diferencia de lo que ocurría en diciembre, ahora parecen contar con un ?plan? consistente para hacerlo. A su vez, señaló que tanto la devaluación como el aumento en los tipos de interés recientes brindan tranquilidad ?temporaria? y permiten al Gobierno detener la pérdida de reservas y el deterioro de expectativas. Sin embargo, consolidar la estabilidad macroeconómica requiere realizar un ajuste fiscal sin el cual la economía del vecino país se encamina hacia la ?estanflación?. Si bien no se avizora un escenario de implosión como el de 2001, lo más factible es que se observe un escenario similar al de los ´80, con alta volatilidad cambiaria y estancamiento de la actividad.

Por su parte, analizando la coyuntura de la economía uruguaya y sus perspectivas, Capurro señaló que el escaso dinamismo de Argentina y Brasil y su abaratamiento en términos relativos respecto a nuestra economía afectarán la demanda externa. Esto último tendrá impacto en los determinantes del consumo privado debido a sus consecuencias sobre el mercado laboral, que sufrirá un deterioro gradual y persistente en los dos próximos años. En este marco, en 2014 se consolidará el escenario de desaceleración de la actividad. Capurro sostuvo además que pese a esta desaceleración, la inflación continúa exhibiendo su carácter persistente, y que si bien las medidas del Gobierno reducen el riesgo de superar los dos dígitos, no atacan el componente estructural del fenómeno. Finalmente, Capurro señaló que la política fiscal no promoverá una contracción del gasto que ayude a ?enfriar? la demanda agregada, y por esa vía a combatir la presión sobre el núcleo de la inflación. Por su parte, la política monetaria mantendrá su sesgo contractivo para ?anclar? las expectativas, aunque por sus costos asociados, es esperable que se modere una vez que ceda el proceso inflacionario. Finalmente y en este contexto, Capurro reflexionó que la economía uruguaya llegará a 2015 con una serie de desbalances macroeconómicos que requieren correcciones, aunque no suponen una fuente de fragilidad para nuestra economía.

Acceda a la presentación utilizada en el evento en Recursos Asociados.