CPA FERRERE
Novedades

PIB creció 2,4% en el primer trimestre del año

La economía creció 2,4% en el primer trimestre del año respecto a igual trimestre de 2013 de acuerdo a los datos de Cuentas Nacionales publicados hoy por el BCU. En este sentido, el dato divulgado no introduce innovaciones significativas en nuestro diagnóstico sobre la marcha de la actividad económica, ya que el crecimiento del trimestre estuvo en línea con lo esperado (2,1%). El dato del primer trimestre confirma que la economía uruguaya se encuentra en fase de desaceleración, luego de un crecimiento atípico de 4,6% en el cuarto trimestre del 2013, impulsado en buena medida por factores de carácter transitorio.

La estimación del componente tendencia-ciclo (que permite aislar el componente estacional y los efectos irregulares que afectan la serie de datos) permite concluir que la economía habría crecido 0,35% durante el primer trimestre de 2014 respecto al trimestre inmediato anterior. Este indicador confirma que la economía se habría desacelerado levemente en comparación con el desempeño del cuarto trimestre de 2013 (cuando el componente tendencia-ciclo del PIB había crecido 0,5%), aunque se mantiene en terreno positivo. De esta forma, se mantiene la senda de crecimiento, aunque a menor ritmo. Cabe destacar que esta estimación propia arroja resultados diferentes a la estimación del crecimiento desestacionalizado publicado por el BCU (-0,4%), ya que nuestra metodología contempla efectos calendario (pascua por ejemplo) y efectos irregulares, además de efectos estacionales (único factor que corrige el BCU), por lo que permite extraer señales más estables sobre la intensidad y el signo del crecimiento entre trimestres consecutivos.

El análisis de los componentes de la oferta y la demanda tampoco introduce innovaciones significativas. Desde la oferta, se destaca nuevamente ?Transporte, almacenamiento y comunicaciones? con un crecimiento de 7,7%, como consecuencia de la expansión del sector de comunicaciones así como de los servicios de transporte y almacenamiento. Este sector se ha visto impulsado por un mayor flujo de bienes importados que incrementan la demanda de servicios complementarios y auxiliares de transporte y del transporte de carga. Por otra parte, el sector ?Comercio, reparaciones, restaurantes y hoteles? mostró un crecimiento interanual de 4,2%, impulsado por la demanda doméstica, que más que compensó la contracción de la demanda de turistas. Todos los demás sectores de actividad, a excepción del agregado ?Otras actividades? registraron resultados negativos. Tal como se preveía, el suministro de electricidad, gas y agua no tuvo una incidencia significativa durante este trimestre dado que la generación de energía eléctrica se mantuvo en niveles similares a los del primer trimestre de 2013.

Del lado de la demanda, el Gasto en Consumo Final se mantiene como el principal motor de crecimiento (+4,5%) dada su incidencia en el crecimiento del PIB (3,8%). A su vez, el consumo del sector privado sostuvo el crecimiento de este agregado (+4,8%), en tanto que el consumo final del Gobierno creció en menor medida (+2,4%). Por otra parte, la formación bruta de capital fijo se expandió 12,9% como consecuencia de una mayor acumulación de capital físico fijo derivada del aumento de inventarios. En este caso, la formación bruta de capital físico pública se destaca por su fuerte crecimiento (+37,8%). En cuanto al sector externo, se acelera el incremento interanual de las importaciones, alcanzando el 10,8% tanto como consecuencia de una mayor importación de bienes como de servicios. Al mismo tiempo, las exportaciones vuelven a contraerse (-2,0%), tanto en términos de bienes como de servicios. En consecuencia, la dinámica del sector externo incidió negativamente sobre el crecimiento durante el primer trimestre del año.

En este contexto, teniendo en cuenta que el dato divulgado hoy no implica una innovación significativa a nuestro diagnóstico, las proyecciones de crecimiento para 2014 se mantienen incambiadas, estimando un crecimiento promedio anual en el intervalo de 2,5%-2,8% para todo el año.

Otras consideraciones: un fallo adverso para Argentina.

En cuanto al balance de riesgos regionales, cabe destacar que la decisión judicial conocida hoy en Estados Unidos podría impactar en la estabilidad financiera y el desempeño económico de Argentina. En efecto, si bien en mayo Argentina había dado pasos importantes que la acercaban al mercado de capitales luego de alcanzar un acuerdo con el Club de París, el fallo judicial de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos conocido hoy, que rechazó tratar el caso argentino contra los holdouts (también conocidos como ?fondos buitre?), implica nuevos desafíos en el acceso a financiamiento global y en el manejo de su stock de reservas. Como resultado de este fallo, Argentina deberá enfrentar ahora pagos por USD 1.400 millones, monto que podría verse incrementado hasta el entorno de USD 10.000 millones en caso de otros acreedores reclamen un tratamiento igualitario. Si bien parece prematuro analizar los impactos de estos anuncios, en principio esta decisión judicial podría implicar un retroceso en el proceso de estabilización financiera que Argentina venía recorriendo desde finales de enero, proceso que se había traducido en un encarecimiento de la economía argentina que había mejorado la competitividad de bienes y servicios de Uruguay en el vecino país. Un eventual retroceso de este proceso podría derivar en un nuevo proceso de deterioro de precios relativos con Argentina, impactando en la demanda de bienes y servicios locales.