CPA FERRERE
Novedades

PIB creció 4,4% en 2013, por encima de lo proyectado

Economía se desacelera, aunque menos de lo esperado

La economía uruguaya registró un crecimiento de 4,4 por ciento en 2013, por encima de nuestras proyecciones (4 por ciento) y también de las proyecciones oficiales. De esta forma, la economía creció 0,7 puntos por encima del registro de 2012. Cabe destacar además que la divulgación de los datos de cierre estuvo acompañada además de una fuerte corrección de los registros de trimestres y años anteriores. A modo de ejemplo, las estadísticas conocidas hoy muestran que Uruguay habría crecido 3,7 por ciento en 2012, dos décimas menos que la estimación anterior (3,9 por ciento).

En cualquier caso, los datos conocidos hoy muestran que la economía uruguaya tuvo un muy buen desempeño en 2013. El análisis del lado de la oferta deja en evidencia un crecimiento liderado una vez más por el sector de ?Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones? (que explicó 1,2 puntos del crecimiento del PIB), los servicios agrupados en ?Otras actividades?, el Agro y el sector de ?Comercio, Restaurantes y Hoteles?. A su vez, el sector de ?Electricidad, Gas y Agua? (EGyA) tuvo una incidencia significativa en el crecimiento 2013, explicando 0,8 puntos del total. De esta forma, si bien los datos oficiales muestran que la economía se habría acelerado respecto a 2012, una vez depurado el efecto climático, se observa que el PIB sin EGyA creció 3,6% en 2013, casi medio punto menos que en 2012 (también corregido por EGyA). En definitiva, una vez depurados los efectos climáticos que afectan las estadísticas, podría afirmarse que la economía uruguaya se desacelera en forma moderada, aunque a menor ritmo del esperado.

Desde el punto de vista de la demanda, se destacó el dinamismo del consumo privado (5,3 por ciento) que continúa siendo el motor del crecimiento de corto plazo, aportando 4,4 puntos al crecimiento total. También se destacó el crecimiento de la inversión en activos fijos (6,2 por ciento), que se mantuvo en niveles históricamente elevados, aunque desacelerándose respecto a 2012 (cuando había crecido 19,2 por ciento). De hecho, el dato de cierre 2013 mostró una inversión en activos fijos que alcanzó el 22,9 por ciento del PIB, el registro más elevado de los últimos 60 años. Por otra parte, las exportaciones de bienes y servicios se mantuvieron virtualmente estancadas (0,1 por ciento) al tiempo que las importaciones crecieron 2,8 por ciento, comportamiento que explicó el deterioro de la cuenta corriente de la balanza de pagos en 2013.

Sorpresivo crecimiento en el cuarto trimestre

Los datos publicados hoy por el BCU dan cuenta además de un fuerte crecimiento de la actividad económica en el último trimestre de 2014, que alcanzó el 4,6 por ciento, casi dos puntos por encima de nuestra proyección para el trimestre. Si bien el dato encierra una innovación positiva sobre la dinámica de la actividad económica, cabe destacar que en el cuarto trimestre ocurrieron algunos eventos puntuales que hacen pensar que parte de este impulso al crecimiento sería transitorio. En primer lugar, las actividades primarias aportaron 0,2 puntos al crecimiento del Q4, impulsadas en parte por una zafra de trigo que se recuperó respecto a una magra cosecha el anterior por factores sanitarios e hídricos. Por otra parte, la industria manufacturera aportó 0,5 puntos al crecimiento interanual del Q4 tras registrar un crecimiento de 3,7 por ciento explicado en buena medida por un crecimiento significativo de la rama de Papel y Productos de Papel, que acusó el efecto de las paradas por mantenimiento de la planta de celulosa de UPM (el mantenimiento 2012 se realizó en Q4 mientras que en 2013 se hizo en Q3). Si bien estos efectos son en buena medida de carácter transitorio y por única vez, también se observaron innovaciones de carácter algo más permanente. A modo de ejemplo, otros sectores como ?Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones? y ?Comercio, Restaurantes y Hoteles? mostraron cifras de crecimiento robustas (8,9 por ciento y 5,3 por ciento interanual respectivamente), explicando en conjunto algo más de dos puntos del crecimiento del cuarto trimestre.

Desde el punto de vista de la demanda, se destaca el crecimiento del consumo privado que se mantuvo creciendo por encima del PIB (5 por ciento en Q4) y la inversión en activos fijos creció en forma moderada (1,9 por ciento). Por su parte, el sector externo continuó deteriorándose hacia el cierre del año, ya que las exportaciones de bienes y servicios se contrajeron 0,8 por ciento y las importaciones aumentaron 3,8 por ciento.

Si bien los datos del cierre del 2013, y en particular los datos del cuarto trimestre constituyen una innovación positiva sobre la dinámica del crecimiento, los cambios introducidos por la corrección de datos históricos y la actualización de los determinantes del crecimiento permiten concluir las proyecciones preliminares para 2014 no sufrirían cambios significativos respecto a nuestras estimaciones anteriores, que se ubicaban en torno a 2,5 por ciento. En los próximos días les haremos llegar nuestras proyecciones actualizadas para 2014 y 2015.