CPA FERRERE
Novedades

Proyecciones 2015: menor crecimiento y una ligera mejora fiscal

Aunque cambiará el gobierno en marzo y el contexto mundial plantea varias incertidumbres, en el año que comienza la macroeconomía de Uruguay no sufrirá mayores sobresaltos, según lo que proyecta un grupo de analistas del sector privado.

El nivel de actividad económica seguirá creciendo ? pero a menor ritmo-, la inflación volverá a ubicarse por encima de los niveles esperados por las autoridades económicas, el desempleo se mantendrá, las finanzas públicas mejorarán levemente y también el resultado de la cuenta corriente. El endeudamiento en relación al Producto Bruto interno (PBI) aumentará.

A su vez, la cotización del dólar en la plaza local subirá casi $ 2,5 durante 2015, un 10%.

Búsqueda recabó los pronósticos para un conjunto de variables macro entre 13 economistas independientes, de consultoras privadas y de institutos académicos: Germán Deagosto (CPA/Ferrere), Pablo Moya (Oikos), Gabriela Mordecki (Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración de la Universidad de la República), Bibiana Lanzilotta (Centro de Investigaciones Económicas ? Cinve), Mercedes Comas (PwC), Antonio Elías (Red de Economistas de Izquierda), Aldo Lema (Vixion Consultores), Marcelo Sibille (KPMG), Gustavo Michelín y Horacio Bafico ? que contestaros juntos-, Marcelo Brasca (consultor privado y profesor de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad de Montevideo), Ignacio Munyo (Centro de Economía, Sociedad y Empresa del IEEM, Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo), Michele Santo (Michele Santo y Asociados) y Alejandro Cavallo (Equipos Consultores). Se consultó a otros analistas que elaboran sus propios pronósticos macroeconómicos, pero se excusaron de participar.

Se les pidieron estimaciones para siete indicadores: variación real del Producto Bruto Interno (PBI), tasa de desempleo al término de ese año, deuda pública (bruta y neta) en porcentaje del PBI, resultado fiscal (global y primario), variación porcentual del tipo de cambio respecto al cierre de 2014 y saldo de la cuenta corriente en relación al Producto.

En promedio, sus respuestas proyectan que en 2015 el PBI crecerá 2,8%, que la tasa de desocupación se ubicará en 6,9%, que la inflación anual será de 8%, que habrá un déficit global en las finanzas públicas equivalente a 3% del Producto (el resultado primario será negativo 0,2%) y el saldo en rojo de la cuenta corriente de la balanza de pagos representará 4% del PBI. En tanto, el tipo de cambio aumentará 10% y cotizará a fin de diciembre de 2015 a $26,766 en el mercado interbancario (mayorista).

Algunos analistas pusieron en contexto sus números macro para el próximo año. Por ejemplo, Ignacio Munyo, director del Centro de Economía, Sociedad y Empresa del IEEM, Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo, aclaró que todas las predicciones están condicionadas a que la crisis en Rusia no genere un ?impacto sistémico en el resto de las economías emergentes ?incluyendo a Uruguay-, generando una retracción de los ingresos de capitales y un encarecimiento marcado del financiamiento internacional?.

?Si la situación se deteriora en forma acelerada en los vecinos ?con recesión y caídas fuertes de los precios en dólares-, entonces es bastante claro que el crecimiento del Producto de nuestro país será menor, tendremos una variación más pronunciada del tipo de cambio y más desempleo al finalizar 2015?, puntualizó por su parte Cavallo. Por el contrario, de hacerse más permanente, la baja del precio del petróleo podría ser positiva: un efecto deflacionario, una mejora en el saldo de la cuenta corriente e impacto positivo en el PBI. ?Eso siempre que los precios de nuestros principales commodities se mantengan en los niveles actuales y no muestren caídas sustanciales, de forma de preservar el impacto favorable en los términos de intercambio?, acotó.

PBI. En los primeros nueve meses del pasado año la actividad económica medida por el PBI se expandió 3,5% y según las proyecciones oficiales, el 2014 cerraría con un crecimiento cercano al 3%, en promedio. Las autoridades del gobierno esperan que en 2015 el crecimiento vuelva a ser de ese orden. Los analistas consultados proyectan que en 2015 el PBI se incremente 2,6%, lo que confirmaría una leve desaceleración.

Comas reconoció haber corregido a la baja su estimación debido al ?importante deterioro? del panorama externo que enfrenta el país por parte de Argentina y Brasil, pero también por la baja en los precios de varios commodities relevantes para Uruguay. Agregó que el crecimiento en 2015 se ?sustenta básicamente en el aumento previsto del consumo?.

Ninguno de los economistas piensa que el país crecerá por debajo del 2.5% este año; en los hechos es la predicción de la mayoría de los encuestados (esa es la respuesta de siete de los trece). Los más optimistas son Moya y Sibille, que estiman una expansión del 3,5% y 3,3% respectivamente.

Desempleo. Los datos mensuales del mercado laboral usualmente muestran altibajos, en parte por razones de zafralidad en ciertas actividades. Según el último dato oficial disponible (octubre), la tasa de desempleo era de 6,7% de la población económicamente activa, lo que quiere decir que unas 118.900 personas de 14 o más años estaban desocupadas.

Los encuestados ?en promedio- prevén que dicha tasa se ubique a fin de 2015 en 6,9%.

Solo unos pocos economistas ?Moya, Mordecki y Michelín-Bafico- auguran un descenso (a 6,5%). En cambio, Elías y Brasca se inclinan por un escenario de mayor proporción de población activa sin trabajo (7,5%).

Inflación. En 2014 el índice de Precios del Consumo aumentó 8,26%, informó el lunes 5 el Instituto Nacional de Estadística. Por cuarto año la inflación estuvo por encima del rango ?de 3% a 7%- establecido como meta por el equipo económico de gobierno.

El ministro de Economía, Mario Bergara, reiteró la semana pasada que esa variable ?se puede considerar controlable y manejable?, si bien sigue desalineada respecto al rango.

Los economistas del sector privado, en promedio, estiman para 2015 un nivel de inflación similar al del año que pasó: 8%.

Quien hace el pronóstico más optimista es Munyo (6,9%) y es el único que cree que el alza de los precios se ubicará dentro del rango-meta. Fundamentó que espera una moderación del aumento del gasto público ?una vez finalizado el año electoral?, lo que dará mayor consistencia a la política fiscal con la monetaria. A esto se sumará la ?ayuda de una reducida inflación de precios administrados?.

En el otro extremo se destaca Brasca, quien proyecta niveles de inflación de 9%.

Comas de PwC, considera que pese a que la economía ?se enlentece?, la inflación ?cede? pero de manera ?muy lenta?. En su opinión esa tendencia, seguirá dando el escenario de caída de los precios internacionales de las materias primas y el menor ritmo de expansión de los salarios. ?Todo esto genera presiones a las baja de precios, pero de forma muy gradual por la indexación que existe en la economía?.

Fiscal. Las finanzas públicas registraron un déficit global equivalente a 3,6% del PBI en los 12 meses finalizados en noviembre, el último dato difundido por el Ministerio de Economía.

El promedio de los pronósticos de los analistas arroja para 2015 un saldo negativo en las cuentas públicas de 3% del Producto; el resultado primario (antes del pago de intereses de la deuda) es un déficit de 0,2%. Quien augura el peor resultado es Comas y el mejor, Munyo.

Deuda. La deuda pública bruta se ubicó en U$S 33.465 millones en setiembre, lo que representa 60,1% del Producto, informó la semana pasada el Banco Central (BCU). A su vez, el endeudamiento neto (descontados los activos de reserva) bajó a 21,6%.

Ocho economistas prevén que ese ratio empeore y es Moya el que hace el pronóstico más negativo, anticipando un deterioro (llegaría a 68%). El endeudamiento neto ?descontando los activos de reserva- se ubicaría cerca del 25% del PBI, de acuerdo a las estimaciones de los analistas privados.

Cuenta corriente. El intercambio de bienes y servicios del país con el resto del mundo viene siendo deficitario de la cuenta corriente y en los 12 meses a setiembre de 2014 llegó a 4,8% del Producto, según cifras del BCU difundidas la semana pasada.

Para los analistas, dicho resultado mejoraría y el promedio de las respuestas ubica el déficit en 4% al término de 2015.

Solo Comas sitúa la cuenta corriente en la misma situación que la que había en la primavera de 2014.

Las más optimistas son Mordecki y Moya, pues estiman un desequilibrio de 3% del Producto.

En opinión de Comas, las exportaciones medidas en volumen sufrirán una ?leve? baja en 2015.

Dólar. Los economistas encuestados proyectas en promedio, que la cotización del dólar se incrementará 10% en el correr del 2015 por lo que la divisa valdrá $26,766 en el circuito interbancario; ninguno prevé una baja.

La suba nominal del tipo de cambio prevista va desde un mínimo de 6% (Comas y Mordecki) a un máximo de 13,5% (Michelín-Bafico).

Comas justificó el incremento en la recuperación de la economía de Estados Unidos y el retiro de estímulos monetarios en ese país. Sin embargo, a su juicio, la valorización de la divisa podría llegar a ser ?abrupta y con una importante volatilidad? debido a la situación de la región y de ?otros (países) emergentes en problemas?.

En ese sentido, Moya, abogó porque la presienta de Brasil, Dilma Rousseff, ejerza una conducción política sobre el equipo económico de su nueva administración de modo que los agentes comprendan que ?existe credibilidad y pragmatismo en las reformas ?fiscal y monetaria- a implementar?.

Artículo publicado en semanario Búsqueda, en edición del jueves 8 de enero de 2015.