CPA FERRERE
Novedades

Reglamentan beneficios fiscales

Proyectos de inversión

Uno de los mayores logros del gobierno del Dr. Tabaré Vázquez fue el de sortear con éxito la crisis económica internacional. Los expertos señalan como una de las causas de ese logro, la política de incentivos fiscales a las inversiones. En los últimos años, Uruguay tomó la decisión política de ser ?atractivo? para inversiones extranjeras y también incentivó a los empresarios locales a que invirtieran en sus empresas.

Para cumplir con ese objetivo, se puso en funcionamiento el régimen de promoción de inversiones, que otorga beneficios fiscales a las empresas que invierten en nuestro país, tales como: exoneración del Impuesto al Patrimonio por toda la vida útil de los bienes, devolución del IVA en la adquisición de materiales y servicios destinados a la construcción, y exoneración del Impuesto a la Renta (IRAE) de al menos el 50% de la inversión.

La crisis internacional -si bien no desembarcó con toda su furia en Uruguay- sí repercutió en la economía de muchas de las empresas con inversiones en nuestro país. Como forma de alivianar el impacto, en el 2009 el gobierno uruguayo endulzó aún más el régimen de beneficios, otorgando un 20% adicional en la exoneración de IRAE a las empresas que invirtieran durante ese año.

¿Cómo se utiliza el beneficio extra?

La normativa es clara respecto de la forma de utilizar los beneficios fiscales otorgados por el régimen de promoción de inversiones. Sin embargo, al otorgarse el beneficio adicional del 20% en la exoneración del IRAE para las inversiones realizadas en el 2009, no se estipuló cómo harían las empresas para hacer uso de ese ?regalo del cielo?. Las empresas no tenían claro si podrían utilizar todo el beneficio en su liquidación del IRAE correspondiente al 2009 o si debían dividirlo a lo largo de varios años.

Ya entrado el 2010, y una semana antes del vencimiento para la presentación de las declaraciones juradas del IRAE, el Ministerio de Economía determinó la forma de utilizar el beneficio adicional. Para aprovechar este beneficio extra, las empresas, además de haber invertido en el 2009, tuvieron que generar un impuesto suficiente de manera que el mismo cubriera la exoneración original más el 20% adicional. En caso de que el IRAE del ejercicio no fuera suficiente para cubrir el 20% adicional, el mismo se podrá utilizar en los ejercicios siguientes, siempre dentro del plazo de exoneración otorgado por el Poder Ejecutivo.

Mas vale prevenir que curar

Las reglas de utilización del beneficio extra ya no generan dudas. Sin embargo, hubiera sido deseable que las mismas hubieren sido aclaradas con una antelación mayor al vencimiento de las declaraciones juradas. Y es que muchas empresas que, en forma precavida, habían presentado su declaración jurada antes del vencimiento, debieron reliquidar las mismas para solicitar el dinero pagado en demasía por no haber utilizado el beneficio adicional.