CPA FERRERE
Novedades

Reino Unido abandona la Unión Europea

Reino Unido abandona la Unión Europea

? Brexit: uno de los riesgos latentes que se materializó. En un marco de bajo crecimiento global, la eventualidad de que el Reino Unido abandonara la Unión Europea emergía como uno de los principales focos de incertidumbre para la estabilidad financiera mundial. Si bien las encuestas no reflejaban un resultado concluyente para el referéndum que se llevó a cabo el día de ayer, la fuerte caída que actualmente están procesando los mercados financieros en el mundo deja en evidencia que el mercado aún no tenían adecuadamente descontado un resultado de esta naturaleza. En efecto, la confirmación de la victoria del ?leave? se tradujo inmediatamente en un nuevo impulso sobre el proceso de flight to quality que se había diluido parcialmente durante los últimos meses, con impactos generalizados en mercados bursátiles y paridades. En particular, la libra esterlina y el euro exhibieron una importante depreciación frente al dólar durante la jornada de hoy: 9,2% y 2,3% respectivamente. Cabe destacar que, dada su condición de activo seguro, el dólar no sólo se fortaleció frente a estas dos monedas sino que lo hizo de forma generalizada: el índice DXY (que mide el valor del dólar respecto a una canasta de monedas de economías avanzadas) aumentó 2,3% una vez conocidos los resultados del referéndum. (Ver gráfica)

? El BREXIT y la normalización monetaria de la FED. La posibilidad de que el Reino Unido abandonara el bloque ya había sido incorporada por la Reserva Federal en las intervenciones previas a su última reunión de junio. Puntualmente, Janet Yellen advirtió sobre las importantes repercusiones económicas que podría tener este evento. Si bien la gradualidad ha sido la norma del accionar de la FED desde que B. Bernanke sugirió el comienzo del desarme monetario en mayo 2013, probablemente la materialización de este escenario operará en detrimento de la continuidad del proceso de aumento de las tasas de interés que comenzó en diciembre del año pasado. En este sentido, las novedades en Europa supondrán una nueva corrección a la baja sobre el timing de la suba de tasas, lo que continuará manteniendo ?en pausa? la transición financiera internacional. Cabe destacar que si bien en estos días el dólar se fortalecerá por su condición de activo seguro, el hecho de que la FED difiera en el tiempo el proceso de ?normalización financiera? quita presiones sobre las tasas de interés, el dólar y el financiamiento internacional en el mediano plazo. (Ver gráfica)

? Salida del Reino Unido constituye un importante golpe al proyecto de integración europeo.

Desde que comenzó la crisis en el corazón de la Eurozona en el año 2010, los cuestionamientos al proyecto de integración europeo se han ido intensificando de forma concomitante con el deterioro económico y con la incapacidad de reacción por parte de las autoridades. En este contexto, los partidos anti europeístas han ido consolidando poder y los reclamos nacionalistas en varias de las principales economías del bloque han ido tomando fuerza. Por este motivo, la decisión que adoptó el Reino Unido (la segunda economía más grande de la Unión Europea) configura un golpe importante al proyecto europeo y podría ser el punto de partida para que nuevos países opten por tomar un rumbo similar. Esto se torna cada vez más probable en los casos de Francia, Austria y Holanda.

? Impacto sobre las economías emergentes y la región. Si bien el impacto mayor del Brexit se concentró hoy en la órbita europea, las economías emergentes también han comenzado a procesar correcciones a nivel bursátil y cambiario. Esta innovación, en un contexto dónde la capacidad para hacer frente a los shocks internacionales se ha ido comprimiendo producto de la desaceleración y erosión de equilibrios macroeconómicos, podría exacerbar la reversión de los flujos de capitales asociados a una nueva etapa del proceso de flight to quality y sus impactos.

En particular, a nivel regional el dólar se fortaleció durante la presente jornada, principalmente en el caso de Argentina: en Uruguay el tipo de cambio subió casi 1%, mientras que en Argentina y Brasil lo hizo 3,7% y 1,1%, respectivamente. Esto último supone una reversión de la tendencia que se ha venido observando desde el mes de marzo, momento en el cuál se diluye el rally global del dólar. En este sentido, la materialización del Brexit introduciría nuevas presiones deprecatorias en los próximos meses, lo que podría afectar nuestras estimaciones de tipo de cambio para el cierre del año. (Ver gráfica)