CPA FERRERE
Novedades

Resumen Ejecutivo del Sistema Financiero- Enero 2014

Resumen Ejecutivo Monitor Financiero

Enero 2014

El 2013 fue un año relevante para el sistema bancario uruguayo. Por un lado, los cambios implementados en el ámbito normativo estuvieron acompañados por el proyecto de inclusión financiera emitido por el Poder Ejecutivo, lo que supone una transición para el sistema financiero uruguayo. Asimismo, el último año no fue ajeno al dinamismo que ha exhibido el sistema bancario durante los últimos años, observándose en concreto incrementos tanto de la rentabilidad como del volumen de negocios. Finalmente, y en línea con lo que ha venido sucediendo estos últimos años tanto a nivel nacional como internacional, en el 2013 se mantuvo la tendencia a la concentración bancaria.

En primer lugar, la rentabilidad medida a través del ROE mostró una evolución heterogénea a lo largo del año. Hasta junio, los resultados en términos de patrimonio ascendieron a un promedio de 9,7% para el total de la banca aunque con pequeñas variaciones mensuales y de signos contrapuestos.

Sin embargo, en la segunda parte del año los resultados de los bancos se incrementaron a una mayor velocidad que en el primer semestre, logrando de esta forma que el ROE promedio de todo el sistema evolucione hasta llegar en Diciembre a 19%. Lo anterior fue positivo para el sistema, no sólo porque el ROE promedio total aumentó 6,9 p.p. respecto a diciembre 2012, sino también porque la mejora fue generalizada para la mayoría de las instituciones bancarias.

La mejora en la rentabilidad tuvo una alta correlación positiva con el tipo de cambio, ya que varios bancos tienen una posición abierta en moneda extranjera. De todas maneras, estos extraordinarios resultados positivos por diferencia de cambio, junto con los mayores márgenes financieros y por servicios fueron contrarrestados en parte por las pérdidas derivadas de las retribuciones al personal. A nivel de las instituciones, a diciembre el ROE del BROU se ubicó en 23,5%. Dentro de los privados, las instituciones que alcanzaron mayores ratios fueron Citibank con 39,8%, Itaú con 31,9% y BBVA con 14,9%. Cabe mencionar lo acontecido con el Bandes, quien por primera vez desde su establecimiento en Uruguay obtuvo un guarismo positivo (3,3%).

En concreto, los resultados acumulados anuales para todo el sistema ascendieron a $U 10.213 millones, ubicándose $U 4.122 por encima de lo observado en 2012 (67,7%). A nivel de banca, la mejora en los resultados del BROU explicó 57% del aumento total mencionado. Aunque la dinámica de crecimiento de los resultados fue mayor para los privados (78,9%) que para la banca oficial (61,1%)

Por otra parte, El volumen de negocios aumentó un 9,74% respecto a diciembre 2012. Si bien el crecimiento fue observado en ambas bancas, fue la banca privada quien le dio mayor impulso. Este incremento se observó tanto en los créditos al Sector No Financiero Privado (14,1%) como en las obligaciones con el SNF privado (9,0%).

Discriminando por moneda de origen, la mejora en los créditos al SNF privado fue homogénea. Tanto las colocaciones en ME como en MN crecieron a tasas similares respecto a diciembre 2012, aunque con mayor dinamismo en la moneda local. En cuanto a las obligaciones, la dinámica experimentada fue similar, donde el incremento de los depósitos en moneda nacional superó levemente a los nominados en moneda extranjera (14,2% y 10,9% respectivamente).

En otro orden de cosas, es relevante lo ocurrido en materia legislativa en 2013 por el impacto que sin duda tendrá en el sistema financiero como conjunto. Tanto las normas emitidas por el BCU como la ley expedida por el MEF, tienen como objetivo reformas en el actual sistema financiero para estimular la bancarización e inclusión financiera de los sectores más rezagados del sistema. Como consecuencia, estos cambios generarán un movimiento sustantivo en el funcionamiento del sistema financiero uruguayo.

Puntualmente, estas reformas incluyen desde modificaciones al actual funcionamiento (como la implementación de los pagos de nóminas, jubilaciones, beneficios sociales y honorarios a través de medios de pago electrónico, la nueva modalidad de créditos nóminas, etc.) a la creación de nuevos instrumentos como las cuentas básicas de ahorro y nuevos agentes financieros como los Corresponsales Financieros y el Banco Minorista.

Por último, el año que concluyó continuó con la tendencia a la concentración bancaria observada desde comienzos del presente milenio en nuestro país. En particular, se destacaron la adquisición del Lloyds TSB Bank por parte del Heritage, así como la compra de las operaciones de banca minorista del Citibank por parte del Itaú.

En conclusión, el 2013 continuó con la dinámica observada desde años anteriores en el sistema bancario uruguayo, tanto por el incremento del volumen de negocios como por la mejora en la rentabilidad. Sin embargo, el próximo año estará plagado de desafíos donde sucederán más cambios. Tanto las modificaciones normativos, la potencial aprobación del proyecto de inclusión financiera, los nuevos instrumentos y agentes financieros como los cambios en las herramientas tecnológicas (necesarios para mitigar el atraso respecto a los países más desarrollados y contrarrestar la ineficiencia relativa del negocio bancario en Uruguay) generarán amenazas y oportunidades para todos los jugadores del sistema. Ante este escenario cargado de desafíos, los agentes deberán comprender no sólo cada uno de estas tendencias sino también todo este conjunto de cambios en forma holística, para que cada institución optimice su posición en el nuevo equilibrio del sistema.

Si desea acceder al informe completo de nuestro Monitor Financiero, un servicio exclusivo para suscriptores donde desarrollamos un análisis detallado de la Rentabilidad del Sistema Financiero, la Situación actual y proyecciones de las principales variables del Sistema Financiero Uruguayo, el Entorno Macroeconómico y las Novedades Normativas, escríbanos a economia@cpaferrere.com