CPA FERRERE
Novedades

Señales de desaceleración y riesgos de desincronización

Al analizar las perspectivas para la economía uruguaya de cara al 2012, el Ec. Gabriel Oddone, socio de CPA Ferrere, indicó en la reunión del Servicio de Análisis y Pronósticos Económicos que la desaceleración económica es un hecho, que el sistema de precios seguirá tensionado y que la volatilidad cambiaria que hemos vivido en los últimos meses seguirá presente hasta tanto no se resuelva con mayor claridad la crisis de deuda en Europa.

El día después de la Zona Euro

Oddone destacó que la situación en Europa se ha deteriorado fuertemente en los últimos dos meses. El problema dejó de ser Grecia. Hoy el contagio se extiende a países de gran envergadura como España, Italia y Francia y amenaza la estabilidad del sistema financiero global.

Ante esta situación, parece cada vez más probable que algún país deba abandonar el Euro. Situaciones que hasta un año eran inimaginables y que hasta hace pocos meses eran poco plausibles, hoy forman parte de discusiones abiertas a nivel político y también a nivel de la opinión pública. Periódicos españoles intentan imaginar cómo sería España si retornara la peseta, cosa que hasta poco era impensada.

Oddone advirtió además que el costo económico de una solución de este tipo sería muy elevado. Una ruptura del Euro provocará una crisis bancaria-financiera, un agravamiento de la crisis de deuda soberana y una profundización de la recesión que atraviesa Europa.

La economía uruguaya se desacelera

Uruguay crecerá 5% en 2012, por debajo del promedio de 6,3% registrado en los últimos 6 años. Oddone descartó un escenario de crisis similar a la de 2002 en Uruguay, aunque señaló que las probabilidades de enfrentar un shock externo negativo han aumentado en los últimos meses. Si Uruguay enfrentara un shock de magnitud similar al recibido en 2008 como resultado de la crisis financiera de Estados Unidos, que implicó una depreciación de la moneda, caída en los precios de exportaciones y una recesión regional, la economía uruguaya crecería apenas 1,4% en 2012.

Por otra parte, Oddone alertó que algunos indicadores adelantados insinúan una desaceleración del consumo, como el estancamiento de las importaciones de bienes de consumo duradero (teléfonos móviles, motocicletas y automóviles) y la caída de las ventas de automóviles cero kilómetro, a pesar de que los ingresos de los hogares siguieron creciendo. Adicionalmente, las expectativas de los empresarios se han deteriorado, lo que podría estar anticipando un menos crecimiento en los próximos trimestres.

Mientras tanto, el pleno empleo sigue presionando sobre los salarios. Con un desempleo en mínimos históricos y salarios reales que se estima volverían a crecer un 4% en 2012, las empresas enfrentan un desafío de costos y el sistema de precios seguirá tensionado, con una inflación que seguirá fuera de la meta durante 2012.

En este escenario, el principal riesgo para la gestión macroeconómica es una posible desincronización entre el sistema de precios y la actividad económica, derivada de un escenario de desaceleración económica con salarios que quedarían desfasados y presionando sobre la inflación.

Recomendaciones para las empresas en 2012

Oddone recomendó que, ante una elevada incertidumbre, la prudencia deberá seguir guiando nuestras decisiones, básicamente vigilando la política de gestión de stocks, gestionando las políticas de exposición financiera, buscando mecanismos de cobertura de riesgos y evitando los descalces en plazos y monedas.

Acceda a la presentación utilizada en el evento: Reunión de Clientes del Servicio de Análisis y Pronósticos Económicos