CPA FERRERE
Novedades

Sin riesgos, pero con inestabilidades

La desaceleración de Brasil, el proteccionismo de Argentina, la crisis europea y la estrategia comercial de Estados Unidos son algunos de los desafíos que presenta el contexto internacional. La inflación, una probable caída en el clima de inversiones, el déficit fiscal, la competitividad y el clima de negocios aparecen como obstáculos en el ámbito local que obligan a agudizar el ingenio. Destacados analistas en los rubros económico, laboral e inmobiliario, entre otros, echan luz sobre la economía que se viene.

Uruguay seguirá siendo destino de las inversiones, las exportaciones seguramente continuarán creciendo y la demanda interna será un motor importante de la economía. Todo eso, en un contexto de casi pleno empleo y aumentos de salarios. Con ese escenario nadie pone el grito en el cielo ni manda mensajes agoreros, pero sí hay un llamado de atención porque los riesgos, lentamente nuestra economía abierta. Para seguir creciendo hay que corregir el rumbo en algunos temas como forma de generar nuevos negocios. Los conceptos de productividad y competitividad deberían, según los analistas, ser tenidos en cuenta con mayor frecuencia en la agenda del gobierno y el diálogo de éste con los sectores involucrados.

Es la economía que se viene, y la que permitirá que el país siga avanzando o, por el contrario, estanque su crecimiento. Hay un mundo que quiere invertir, entonces hay que ver qué es lo que Uruguay le ofrece razonablemente. Y en ese camino es que deben aparecer las transformaciones.

Señales de alerta

En opinión del economista Alfonso Capurro, gerente del Departamento de Economía de CPA Ferrere, a la hora de hacer un diagnóstico de la economía a nivel macro, se llega a la conclusión de que el mismo es bueno. ?Hemos crecido más que la media de nuestros vecinos, y aunque cuando se analiza este tema desde adentro y con un espíritu más crítico, a nivel macroeconómico hay cosas que se podrían haber hecho mejor y otras que no están tan alineadas como quisiéramos, pero en términos generales el crecimiento de la economía y el desarrollo de los negocios son buenos, y las perspectivas son alentadoras?.

Aunque si bien la macroeconomía va muy bien, en opinión del especialista, se vislumbran algunos desequilibrios. ?Si comparamos con lo que pasaba hace dos o tres años, la realidad indica que hoy estamos con una inflación un poco menos ordenada, y lo mismo ocurre con la situación fiscal; con una posición de competitividad menos ventajosa y en un escenario de costos de producción menos moderado. Esto no significa que estemos en una situación de riesgo ni de extrema preocupación, pero sí que los equilibrios macro están un poquito más tensionados?, reflexionó Capurro.

Esas inestabilidades, en definitiva, generan cierta incertidumbre y menos claridad respecto hacia dónde van los negocios. ?Eso, al final del día, es lo relevante para los negocios?, puntualizó el integrante de CPA Ferrere.

Artículo publicado en suplemento Empresas & Negocios, en edición del día viernes 22 de febrero de 2013.

Descargue el artículo completo en el siguiente enlace: