CPA FERRERE
Novedades

Sistema previsional mixto no maduró pero tiene buen futuro

Un estudio realizado por especialistas de la Universidad de la República (Udelar), financiada por República AFAP, asegura que la reforma del sistema previsional implementada en 1996 que incorporó el sistema previsional mixto, fue un final feliz con un ?camino por recorrer?.

La investigación fue publicada en el libro ?La Seguridad Social en el Uruguay. Miradas desde la historia política?, coordinado por Gabriel Bucheli y Silvana Harriet del Instituto de Ciencias Políticas de la UdelaR. Allí se describen los pasos iniciales de la seguridad social, los grupos de incidencia y presión, y recorre las sucesivas reformas que respondieron a ?marchas y contramarchas? políticas.

El economista Gabriel Oddone? encargado de presentar el libro ? aseguró que el actual sistema mixto es ?tomado como referencia en otras partes del mundo?, pero que ?aún tiene un largo camino por recorrer?. Estimó que el sistema responde a decisiones políticas específicas como privilegiar a los adultos mayores en detrimento de los menores de edad: ?Por cada adulto mayor pobre hay siete niños bajo los niveles de pobreza y esto es porque los niños no votan?, aseguró.

El economista planteó algunos desafíos hacia el futuro, cómo lograr la universalización, puesto que en la actualidad existen ?islas de prosperidad o agujeros que requieren el financiamiento del Estado?, en referencia a las Cajas de Prestaciones como la de los Profesionales y la Bancaria y la Notarial.

De su parte, los autores señalan que si bien al momento de su creación ?la organización descentralizada de prestaciones contributivas había permitido que el sistema llegara a una cobertura universal, el mismo contenía en su propio seno los cimientos de su futuro deterioro (?) Desde su creación el sistema había tenido un objetivo redistributivo, pero con el correr de los años se fue transformando en un mecanismo de clientelismo político?.

Antes de la creación del BPS el ?Estado otorgaba jubilaciones y asignaciones familiares a personas que no cumplían con los requisitos (?) esto repercutía en los caudales electorales de los sectores políticos que se encontraban en el poder, a la vez que contribuían a la ruina económica del sistema en su conjunto?.

Hacia los años 60 la situación se volvió insostenible y se creó el BPS con carácter de ente autónomo y se instruyó el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, en 1966.

?La sostenibilidad financiera no parecía ser una preocupación de los gobernantes. Si el modelo era sostenible estaba fuera de consideración?, dijo Oddone.

Durante la dictadura se estableció que ?no existía en el país un sistema de seguridad social propiamente dicho sino que solamente había una serie de organismos dispersos que cubrían los diferentes riesgos?, señala el libro.

En ese momento la solución pasó por darle más funciones al Ejecutivo, y centralizar el sistema desde el punto de vista jurídico y financiero. Este proceso de centralización hizo que el Estado tuviera que participar más en la financiación.

El colapso, después de la recuperación democrática, derivó en la reforma de 1996 y la creación del sistema mixto que, según los investigadores, ?aún no está maduro? pero al que le auguran un buen futuro.


Noticia publicada en semanario Crónicas en edición del día viernes 27 de abril de 2012.