CPA FERRERE
Novedades

Uruguay termina con pocos aciertos al ?patito? de la inflación

En el Parque Rodó, al costado del estadio Luis Franzini, medio escondido, aún sobrevive el juego de tiro al blanco. Se paga un tique para disparar una escopeta de aire comprimido con el objetivo de derribar la figura de unos pequeños patos en movimiento. Las máximas autoridades del Banco Central (BCU) se han referido a ese juego para transmitir que situar la inflación dentro del rango ? establecido por ellas mismas como una meta ? no constituye una prueba de puntería, sino más bien una indicación de la tendencia de la evolución de los precios con el fin de alinear las expectativas de los agentes.

"No se trata de pegarle al patito", ha repetido el titular del BCU, Mario Bergara, y antes lo dijo su predecesor, Walter Cancela. La primera finalidad establecida en la carta orgánica de la autoridad monetaria es la "estabilidad de precios", lo que dicho de otra forma es mantener una inflación relativamente baja.

En el año que termina, los disparos de las autoridades han dado algo lejos de los "patitos". La inflación en los doce meses hasta noviembre se ubicó en 8,4%, y probablemente el dato de diciembre no altere significativamente esa tasa anual. Se trata del guarismo más elevado desde 2008, aunque está lejos de los registros a veces de dos y hasta tres cifras verificadas en buena parte del siglo pasado.

El rango de alza de precios fijado como objetivo por el gobierno es de 4% a 6% para este año y también para el próximo. El Comité de Política Monetaria (Copom) del BCU tiene prevista para hoy jueves 29 su última reunión trimestral del año en la que estos temas serán analizados a la luz de datos que indican que la economía creció fuerte hasta el tercer trimestre. La mayoría de los analistas privados estiman que mantendrá la tasa de referencia en su actual nivel de 8%.

De un análisis de la consultora CPA Ferrere presentado tiempo atrás a sus clientes surge que desde 2005 hasta principios de 2011, Uruguay solo logró ubicar la inflación dentro del rango oficial en un tercio de los meses.

Otros países de la región que aplican políticas monetarias similares y metas de inflación han sido más exitosos: Brasil consiguió situar la tasa de variación de los precios minoristas dentro del rango en el 89% de los meses, Chile en el 49% y Perú en el 40%.

Una actualización del análisis con datos de noviembre efectuada por Búsqueda para Uruguay y Brasil muestra que el porcentaje de aciertos se ubica en 185 y en el entrono de 80%, respectivamente.

El peligro de llegar a los dos dígitos

CPA Ferrere se pregunta si la dificultad para cumplir con el rango inflacionario en Uruguay es el problema de "falta de instrumentos" o un "compromiso débil" de las autoridades. La consultora planteó que el problema no es "incumplir" la meta, sino hacerlo "sistemáticamente". Cuando eso ocurre los objetivos "pierden credibilidad" y dejan de ser una "referencia para el mercado".

"Hoy lo que todos los agentes tienen claro en Uruguay es que las autoridades tienen un compromiso real para que la inflación no supere el 10% y que en la mayoría de los meses se trata de que no esté por arriba del 9%, porque es un valor peligroso, un alerta. El 10% es un valor prohibido", dijo a Búsqueda el gerente de análisis del Departamento de Análisis Económico de CPA Ferrere, Ec. Alfonso Capurro.

Agregó que "la meta del BCU no parece creíble para el mercado o por lo menos no parece lo suficientemente restrictiva para que se vayan a hacer todas las acciones de política monetaria para que la inflación esté dentro del rango objetivo".

A pesar de que las metas sean incumplidas en la amplia mayoría de los meses, "nadie está hablando de inflación descontrolada", sino de un problema a atender, analizó Capurro. "No hay peligro macroeconómico por la inflación", enfatizó.

Las consultoras proyectan para 2012 una inflación de entre 7% y 7,5% dado que persistirán presiones inflacionarias.

Brasil

Para Capurro, el Banco Central de Brasil (BCB) era catalogado como muy "anti inflacionario". La seña de ello fue que en todas sus reuniones corrigió al alza la tasa de política monetaria con el fin de encarecer el crédito y así reducir el dinero en circulación.

A partir de octubre cambió su postura y trató de estimular la actividad reduciendo la tasa de referencia de la política monetaria. En la última reunión del Copom del BCB dicha tasa fue bajada al 11% anual.

Capurro se refirió a un contexto externo complejo de cara al Copom de hoy en Uruguay. "No es una decisión fácil para el BCU porque los problemas de inflación siguen estando ahí y las amenazas del sector externo son mayores de las que había hace cuatro o cinco meses", opinó.


Nota publicada en semanario Búsqueda en edición del día jueves 29 de diciembre de 2011.