CPA FERRERE
Novedades

Y seguirán los cambios en el IRPF

Apenas superados los procesos de adaptación en los sistemas de liquidación de remuneraciones personales, acorde a las modificaciones introducidas en la forma de anticipar el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), ya se están produciendo nuevos cambios en los mismos.

Lo dispuesto en agosto 2011 y sus fundamentos

Se trata de una variación en la forma de anticipar y no en la de determinar el IRPF, ya que el cálculo del impuesto anual permaneció intacto con esta modificación.

Las partidas gravadas por aportes a la seguridad social se deben incrementar en un 6 % para determinar los anticipos mensuales, cuando la remuneración del dependiente supere aproximadamente los $ 22.000.

El aguinaldo ya no formará parte de la base imponible para los anticipos de IRPF.

Esto es el aspecto conceptual del cambio. La ?inspiración? es esa, ?no toquemos el aguinaldo de la gente?, ?el aguinaldo es sagrado?.

Impuestos por adelantado

Para lograr este objetivo la propuesta normativa consistió en aumentar los adelantos de IRPF mensualmente.

Ahora bien, no parece racional desde el punto de vista de los trabajadores tener que pagar más en forma adelantada, para poder luego recibir un aguinaldo integro despojado de descuento.

Todo se resume a un aspecto financiero, de cuando el fisco recibe y los trabajadores pagan este impuesto, dado que a fin de año cuando se liquide el mismo su monto será exactamente igual, en tanto y en cuanto el aguinaldo sigue siendo una partida computable para el cálculo del IRPF.

Incluso, desde el punto de vista financiero es preferible dilatar lo más posible el pago de impuestos, en lugar de adelantarlos, o así al menos pensaría el homo economicus.

Cambio e impacto de la carga tributaria en los trabajadores

Con respecto a las nuevas modificaciones que se están manejando públicamente en los últimos días, si bien podemos estar de acuerdo o no, son propuestas que sí tendrían un impacto real en la carga tributaria de los trabajadores.

Las principales alteraciones propuestas son: el aumento del mínimo no imponible, que reducirá el IRPF a pagar para los que perciben un ingreso relativamente bajo; y por oposición la creación de una nueva franja para los que perciben ingresos altos, que en caso de aprobarse, determinará que quienes lo reciben lleguen a pagar hasta el 30 % sobre una porción de sus remuneraciones.

En este contexto de cambios permanentes, la tarea de liquidación de sueldos se ha convertido prácticamente en una sumatoria de liquidaciones personales con parámetros específicos que han complejizado cada vez más el proceso.

Si bien el FONASA ha contribuido a esta situación, el IRPF ha sido el protagonista y las señales indican que seguirá siendo éste, una herramienta importante en materia de política tributaria por lo cual hay que estar preparados para más modificaciones.

En definitiva, ?lo único que permanecerá constante será el cambio?.

Escribe: Cr. Alejandro Gedanke
Gerente del departamento de Oustourcing de CPA Ferrere.